Estoy en: Foro > Cuestiones Generales > Noticias

La energía eléctrica al límite operativo


Curso de derechos de los contratos
Curso de derechos de los contratos

De cara al último tramo del año, la estructura energética argentina se prepara para afrontar los calores del verano con un nivel de capacidad y rendimiento que ya enciende las alarmas no sólo en el sector, sino también en las principales actividades de la economía.

De acuerdo con diferentes relevamientos, el tendido eléctrico operativo funciona hoy al 90% de sus posibilidades.
Y el incremento en la demanda que generará la estación más caliente del año permite anticipar un final de 2013 signado por altas probabilidades de cortes en el suministro.

La falta de ampliación de la infraestructura instalada, sumada al permanente incremento en el uso de electricidad, se combinan para anticipar un escenario con posibles apagones.

"La falta de actualización de tarifas ha afectado al sector en todos sus eslabones. Tanto el de generación como el de transporte y distribución enfrentan crecientes dificultades frente a la imposibilidad de cubrir sus costos operativos", afirmaron desde la consultora Abeceb.com.

La complicada situación financiera de distribuidoras como Edesur y Edenor, que desde 2002 operan con tarifas prácticamente congeladas, las ha atado de pies y manos para llevar a cabo inversiones de ampliación y sólo se limitan a realizar el mantenimiento básico.
Al respecto, Carolina Schuff, coordinadora de Análisis Sectorial de Abeceb.com, afirmó que "en 2013 la potencia efectiva promedió los 24.900 MW (megavatios) y la máxima demandada por el sistema llegó a superar, en uno de estos meses, los 22.500 MW".

"Hay margen para responder al consumo en el corto plazo, pero de cara al mediano se abren serios interrogantes. Son escasos los proyectos de inversión a escala, con posibilidades concretas de ejecución, que permitirían contar con una oferta energética acorde y más eficiente", agregó.

La analista expuso que "se vienen observando situaciones en el sector eléctrico que empiezan a encender señales de alerta sobre la capacidad instalada del sistema".

"En concreto, se destaca el menor ritmo de ampliación y el aumento de la indisponibilidad del parque térmico", especificó.

Proyectos "se buscan"
Desde Abeceb.com alertan sobre la escasez de proyectos de inversión de magnitud en lo que hace a centrales nucleares o nuevas instalaciones hidroeléctricas.
En los últimos años, el proceso inversor estuvo liderado por el sector público, con un 70% de participación. El resto corresponde a pequeñas centrales en punta de línea, incorporadas por Enarsa, que explican un 30% del incremento de la capacidad instalada.
Especialistas de Abeceb señalaron que "el corrimiento del sector privado de ese proceso se debió al congelamiento de las tarifas, que deterioró fuertemente la situación financiera de las empresas".

El siguiente gráfico explicita alguno de los inconvenientes en esta actividad:

De esta manera, la falta de actualización de las tarifas generó la siguiente reorganización del sistema:

Uno de los problemas que enfrenta el sector, del que hace referencia el cuadro, es que "las tarifas están diseñadas para cubrir los costos operativos de la red pero no los de expansión".
Las distribuidoras, muy complicadas
Desde 2007, tanto Edenor como Edesur -las principales distribuidoras de Capital -comenzaron a acumular balances en rojo.

Incluso, llegaron a perder $4 millones por día, exponiendo un panorama de asfixia financiera permanente. Al punto que ambas estuvieron al borde de la quiebra, con ingresos congelados, una caja deficitaria y costos crecientes.

De hecho, Edenor, Edesur y Edelap acumularon pérdidas del orden de los $2.000 millones sólo en 2012. Un rojo que llevó a la primera a informar un patrimonio neto negativo en el primer trimestre de este año, y a la segunda a registrar un quebranto por $378 millones en ese período.

Recién en julio, Edesur sorprendió con un cambio de color en su balance semestral. Según lo informado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, entre enero y junio pasado registró una ganancia de $1.500 millones, frente al déficit de $280 millones del mismo período de 2012.

Sin embargo, el cambio de performance en los números de la compañía no tuvo que ver con una mayor eficiencia operativa ni con una modificación del cuadro tarifario.

En realidad, el "mágico pase" del rojo al azul se debió a un cambio en la forma de contabilizar ingresos que la firma recibió por la aplicación del Programa de Uso Racional de Energía Eléctrica (Puree).

Hasta principios de este año, ese dinero era considerado como una deuda. En mayo, el Gobierno habilitó a Edesur y Edenor a utilizar el monto del Puree acumulado por ambas (desde 2007) para compensar el déficit provocado por el congelamiento tarifario.

Estos cambios normativos hicieron que Edenor contabilice a favor $2.237 millones y Edesur $2.144 millones. Esto, sin dudas, mejoró las cuentas de las compañías.
Sin embargo, en el mercado advierten que se trata de un paliativo de corto plazo, ya que la caja de las distribuidoras sigue siendo deficitaria y la preocupante situación de fondo se mantiene.

De hecho, tanto Edesur como Edenor siguen registrando deudas impagas con Cammesa, la compañía que se ocupa de cobrarles la energía a las firmas que la distribuyen para luego pagarle a las centrales que la generan.
En una situación similar se encuentra, por ejemplo, Edelap, que presta servicios de electricidad en La Plata.
Desde 2012 a esta parte, las complicaciones de las distribuidoras se han incrementado de tal manera que prácticamente una veintena de empresas distribuidoras poseen altos niveles de deuda.

"Como el Estado presiona para que cancelen, lo que ingresa en cada compañía se va prácticamente en el pago de la energía que reparten. Esto mantiene a las distribuidoras con una caja pobre y con fondos que únicamente alcanzan para reparar lo ya instalado", aseguró a iProfesional un ex funcionario de la Secretaría de Energía.

Y agregó: "Como el nivel de consumo aumenta año a año, el tendido en muchos puntos está técnicamente colapsado. ¿En qué puede derivar esto? Básicamente en apagones".
Además, los analistas del sector ponen el ojo en la cantidad de equipos de aire acondicionado ya instalados y los nuevos que se van a incorporar, en la medida en que se acerque el verano. Y esto también es motivo de preocupación para el Gobierno.

La administradora, a tope
En simultáneo con la situación de las distribuidoras, recientemente se conoció que Cammesa ejecutó en los primeros siete meses de 2013 el 99,8% de los subsidios previstos para todo el año.

El dato fue dado a conocer a fines de agosto por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) en su habitual informe que aporta el Estado.

En ese sentido, trascendió que Cammesa fue uno de los principales beneficiarios del decreto de necesidad y urgencia 1170/2013, por el que se le transfirieron $8.310 millones, en el marco de las necesidades de importación de energía.

No obstante, pese a ser el organismo que más subsidios recibe, también es uno de los que más aporta al Estado: en lo que va de 2013, ayudó a financiar al Tesoro (vía suscripción de letras) por $2.398 millones y u$s1.636 millones.

"El Estado implementó un sistema insostenible de subsidios, que finalmente terminó desequilibrando las cuentas públicas", señalaron a iProfesional desde el Grupo de Ex Secretarios de Energía, una organización que integran, entre otros, Alieto Guadagni, Daniel Montamat y Jorge Lapeña.

"El congelamiento tarifario llevó al estancamiento y a la disminución de la inversión privada. También a la cesación de pagos a las empresas de servicios públicos y a la falta de financiamiento del sistema energético", añadieron.

Viendo que se aproximan los fuertes calores y anticipando un escenario plagado de nuevos equipos de aire acondicionado (comprados en cómodas cuotas), analistas advierten un escenario complejo en cuanto a oferta y demanda.


Respuestas

Derecho Apuntes de Derecho

Temas Similares a La energía eléctrica al límite operativo

Curso Sobre como redactar una demanda de manera correcta