Estoy en: Foro > Material Jurdico > Derecho Comercial

Marcas.Nombre comercial. Dibujos y dise�os industriales.


Marcas.Nombre comercial. Dibujos y dise�os industriales. Patentes de invenci�n. Convenios de Paris....

No encuentro bibliograf�a de estos temas, y la profesora que tengo lamentablemente no sabe ni siquiera el concep de empresa sin leer el libro...
Tengo examen pronto alguien que me ayude porfisss...


Gracias desde ya !!!

kannon_gu Sin Definir Universidad

Respuestas
UCASAL
nataliaabogacia Cursando Ingreso Creado: 18/04/07
Estudialo del Libro de Derecho Comercial de Garrone. Est muy secillo y bien explicado

Sin Definir Universidad
kannon_gu Ingresante Creado: 18/04/07
Gracias natalia...

UNC
RAB Usuario VIP Creado: 18/04/07
La marca. Nocin. Funciones.
Si bien la Ley de Marcas argentina no define lo que puede entenderse por marca, su art. 1, al establecer: "Pueden registrarse como marcas para distinguir productos y servicios", realiza una expresa alusin a la exigencia de que ella cuenta con un indubitable carcter distintivo con relacin a los productos y servicios a los cuales se aplica.
Esta modalidad de formular una definicin funcional antes que estructural de la marca constituye un uso generalizado, tanto en el derecho comparado como tambin a nivel internacional y regional. En cuanto hace una necesaria mencin a la funcin principal de la marca, pone de manifiesto el criterio a tener en cuenta al momento de determinar qu signos pueden constitur una marca. La L.M. hace una enumeracin de los signos que pueden constitur una marca, a modo meramente ejemplificativo.
La marca constituye aquel signo distintivo que cumple la funcin de indicar su origen empresarial, como un indicador de garanta de calidad del producto o servicio que identifica, y proporciona informacin de todo tipo sobre esos productos o servicios que distingue. En este sentido se suma un elemento psicolgico en los consumidores, que es el de una representacin mental por el cual se asocia y vincula directamente el origen empresarial al producto o servicio que se identifica, circunstancia que motiva la decisin del consumidor de repetir la eleccin que le llev a la adquisicin de un determinado bien entre muchos otros intercambiables, iguales o semejantes a ste, que se ofrecen en el mercado.
Cualquier signo con capacidad intrnseca para distinguir productos o servicios podr constitur una marca, criterio bsico que debe ser considerado en funcin de todas las circunstancias de hecho. Los arts. 2 y 3, L.M., establecen las prohibiciones de registro de determinados signos en caso de que estn inmersos en una circunstancia que conlleve una falta de capacidad distintiva en abstracto o en concreto, respectivamente.
El art. 2, L.M., hace una expresa mencin de signos que per se carecen de fuerza o poder distintivo, en cuanto no tienen capacidad diferenciadora considerados en abstracto. Entre ellos se encuentran los signos genricos o descriptivos, o aquellos que hayan pasado al uso general antes de su solicitud de registro, tambin la forma que se brinde a los productos, o el color natural de los productos, o un solo color aplicado sobre ellos.
El art. 3, L.M., se refiere a aquellos signos que considerados en abstracto s gozan de esta capacidad ineludible para poder ser considerados marcas, no obstante lo cual, puestos en relacin a determinadas circunstancias, como bienes o servicios especficos, o frente a marcas que gozan de prioridad registral, carecen de capacidad distintiva. Se trata de marcas que no gozan de fuerza distintiva en concreto.
Tiene relevancia la distincin de los criterios diferenciadores de la imposibilidad de registro en una u otra circunstancia en cuanto ser, entre otros requisitos, determinante de la naturaleza de la sancin de invalidez prevista en la legislacin y de las consecuencias concretas de sus efectos (nulidad absoluta o relativa).
Proteccin jurdica de la marca.
Es inherente a la marca la existencia de un derecho exclusivo que se otorga a su titular para un eficaz cumplimiento de las funciones para las que ha sido creada. La proteccin jurdica de la marca se descompone en dos facultades: una aptitud positiva de uso exclusivo y una potestad negativa o posibilidad de impedir que terceros utilicen signos idnticos o semejantes para distinguir bienes o servicios idnticos o semejantes en el trfico empresarial, sin consentimiento del titular.
La aptitud positiva implica un derecho de uso exclusivo del titular de la marca, con el objeto de diferenciar unos productos o servicios determinados. El titular de la marca tiene la potestad de colocar la marca en los bienes que quiera diferenciar, lanzndolos al mercado en la oportunidad y circunstancias que l considere conveniente.
Con respecto a la potestad negativa, en el plano internacional se ha considerado como acertada la expresa y exclusiva mencin normativa nicamente del derecho negativo de uso por terceros, ya que como afirma autorizada doctrina sobre este punto, se ha dicho que "el derecho de utilizacin de cualquier signo nace directamente de la libertad de empresa y no est condicionado a su registro previo; slo la exclusin de los terceros necesita de la intervencin del legislador y de la atribucin de una facultad de exclusin".
Cabe anticipar que este ius prohibendi implica la posibilidad de prohibir que terceros utilicen una marca idntica o semejante para distinguir bienes o servicios tambin idnticos o semejantes con el objeto de evitar cualquier riesgo de confusin entre los consumidores, por lo que ste constituye un criterio determinante. Tambin es claramente advertible que esta facultad negativa o ius prohibendi se encuentra limitada por la existencia del principio de especialidad como regla bsica para originar esta prohibicin de uso. No obstante, esta regla no es absoluta, como se ver al analizar el supuesto de la marca renombrada o famosa. El derecho argentino de marcas garantiza el uso exclusivo de este signo distintivo slo por registro de la marca, sin perjuicio de lo cual se observar que este principio no es absoluto.
a) Riesgo de confusin.
La nocin de riesgo de confusin es un concepto que no es utilizado por la legislacin marcaria argentina pero que indubitablemente est presente como criterio determinante, aunque no en forma absoluta, para delimitar el contenido del derecho de marcas, como ya se advierte en la jurisprudencia.
Se ha formulado una diferenciacin de la nocin de riesgo de confusin que ayuda a comprender con claridad sus distintos aspectos: riesgo de confusin en sentido estricto, el cual se subdivide en inmediato y mediato, y riesgo de confusin en sentido amplio.
El riesgo de confusin en sentido estricto surge cuando en la confrontacin se genere la idea de una misma y nica procedencia empresarial, sugiriendo la identidad de la empresa titular. Este criterio se divide en riesgo inmediato y mediato. Cuando ambos signos confrontados parezcan idnticos, se estar en un sentido inmediato. El riesgo en sentido mediato implica que si bien los signos no son idnticos, los consumidores pudieran considerar que un signo es derivacin del otro y que los signos pertenecen a una misma persona.
En sentido amplio implica que los consumidores adviertan que se trata que determinados productos o servicios posean un origen de empresas distintas, pero que debido a la similitud entre los signos, considere errneamente que entre ambos existen lazos econmicos o jurdicos que las vinculan.
No obstante, la decisin sobre la confundibilidad de dos signos supone una eventualidad sumamente compleja y delicada, que no puede ser considerada a la luz de criterios subjetivos, por lo que tal situacin de hecho deber ser valorada con relacin a todas las circunstancias particulares del caso.
Un criterio utilizado en las situaciones de hecho para determinar si dos signos son confundibles es realizar una visin de conjunto sinttica, desde la totalidad de los elementos integrantes de cada marca confrontada, sin descomponer su unidad fontica y grfica, donde la estructura prevalezca sobre sus componentes parciales, perspectiva especialmente adecuada a cuestiones cuyo aspecto ms significativo es el lingstico . En estos casos debe prestarse particular importancia a los elementos ms caractersticos, que sean los que produzcan un mayor impacto en el pblico de los consumidores y que posean un fundamental potencial de diferenciacin.
En la decisin sobre la confundibilidad en el caso de productos o servicios idnticos o similares se debern tener en cuenta adems otros factores que influyan en el caso, ad ex., los canales de comercializacin que se utilicen para la puesta en el mercado de los bienes de que se traten, como tambin la finalidad a la que se los destine, junto con el grado de especializacin del pblico consumidor y hasta el precio del producto, sumado a la publicidad y a la promocin que se realice del bien en cuestin .
b) Principio de especialidad.
Como se advierte, el riesgo de confusin como criterio condicionante para la delimitacin del mbito del derecho de exclusiva juega un papel estrechamente ligado al principio de especialidad, ya que aunque no en forma absoluta este principio le sirve de lmite.
Aunque no con esta expresin, este principio se halla implcitamente mencionado en los apartados a y b del art. 3, L.M., en cuanto no puede ser registrada como tal una marca idntica o similar para distinguir los mismos productos o servicios. Tambin se puede agregar para la mejor comprensin del texto legal, la imposibilidad de registrar una marca idntica o similar para distinguir productos o servicios similares o semejantes, en cuanto igualmente, por los mismos motivos, puede enervarse el riesgo de confusin antes mencionado. Como se observa, surge con plenitud la facultad de exclusin del titular del derecho de marca cuando exista una probabilidad de confusin con su signo registrado, o solicitado el uso sin su consentimiento de un signo semejante o igual para diferenciar productos o servicios idnticos o semejantes a los que distingue el titular. El lmite que impone el principio de especialidad es que el titular no podr oponerse al uso por terceros de signos que diferencien o distingan productos distintos, por cuanto se considera, en determinadas circunstancias, que en dicho caso no se genera ningn tipo de riesgo de confusin con el uso de la marca por el titular del derecho. Slo se protege un determinado signo puesto en relacin a determinados productos o servicios, y no en su vinculacin con cualquier clase de bienes para los cuales no fue registrado. Con este principio se intenta delimitar el mbito del contenido del derecho de marcas sumado a su elemento coadyuvante, la nocin de riesgo de confusin. Adems encuentra justificacin en el propio sistema registral y en los valores que con l se pretende proteger .
No obstante, este principio no es absoluto, ya que en un intento por dar proteccin a situaciones jurdicas que no se pueden desconocer y que merecen tutela legal se ha ido ms all, en la proteccin de un signo que no distingue solamente determinados bienes o determinados servicios, esto es, la marca renombrada o altamente famosa.
c) Marca renombrada.
Como se adelant, el principio de especialidad es un principio estrechamente vinculado al riesgo de confusin y al contenido del derecho de marcas; no obstante este ltimo no puede escapar a dar proteccin a situaciones que se han generado con motivo de la alta reiuscin de la que gozan determinados signos, las denominadas marcas de alto renombre o altamente famosas.
La legislacin argentina no menciona este supuesto de marca, aunque en determinadas ocasiones la jurisprudencia si bien tampoco utiliza esta expresin le ha otorgado proteccin en virtud del invocado "inters legtimo" del art. 4, L.M., en cuanto se ha reconocido como digna de ser extendida la tutela a determinadas marcas, ms all de los productos o servicios para los cuales fue registrada. Como un aspecto sumamente novedoso y necesario, en el plano internacional el Acuerdo sobre los ADPIC otorga a esta modalidad expresa proteccin aunque tampoco utiliza expresamente el vocablo "marca renombrada" , en el apart. 3 de su art. 16, por lo que ha avanzado ms all de la clsica proteccin jurdica que se realiza a las marcas en el Convenio de la Unin de Pars.
En el derecho comparado se ha reconocido la existencia de este tipo de signos distintivos, conocidos como marcas renombradas, como "aquellas que poseen y se distinguen en el trfico por la fama o prestigio que condensan y comunican al pblico, a la que es en buena parte connatural pero no esencial un elevado grado de implantacin, y, por ello, estn dotadas de una especialmente intensa fuerza atractiva" .
Si bien ha sido reconocido jurisprudencialmente, sera oportuno que esta figura fuera considerada en nuestra ley de marcas como una necesidad de dar proteccin a supuestos de confusin que excede los mrgenes de la regla de la especialidad y como un imperativo que surge del art. 16 del Acuerdo sobre los ADPIC en cuanto regulacin de mnimos que supone.
Esta proteccin se debe brindar no slo en un intento de tutelar el inters del pblico consumidor, sino tambin en una ponderacin del inters del titular de la marca, ya que el desconocimiento de esta situacin que se plantea no dara lugar sino a un aprovechamiento de su reiuscin, como tambin un aprovechamiento de la clientela que ha generado el uso de esa marca altamente famosa y el consiguiente riesgo de dilucin de su fuerza distintiva.
Como pauta a tener en cuenta se advierte que para que se enerve el derecho de exclusiva fuera del principio de especialidad, el uso no consentido de la marca por un tercero debe indicar una vinculacin entre dichos bienes o servicios y el titular de la marca registrada, sumada a la consecuente probabilidad de lesin de los intereses del titular provocada por dicho uso sin autorizacin .
d) Marca notoria.
Como se adelant, el art. 4, L.M., slo reconoce la existencia de un derecho de exclusiva que se origina nicamente con motivo del registro que se realice de la marca. No obstante, este principio no es absoluto en cuanto existen situaciones que, en virtud de las caractersticas que presentan, merecen proteccin del derecho de marcas. Lo caracterstico de esta figura es que si bien no entra en juego aqu el principio de registro, s cobra plena virtualidad la regla de la especialidad.
Esta figura tampoco est prevista en la legislacin marcaria argentina; sin perjuicio de ello, en la jurisprudencia se ha concedido tutela jurdica a signos que no se encontraban registrados, con fundamento en el "inters legtimo" que requiere el art. 4, L.M., para ser titular de una marca o para ejercer el derecho de oposicin a su registro o a su uso.
El anlisis se basa en aquella marca de hecho, es decir an no registrada, que es notoriamente conocida en los sectores pertinentes del pblico y en los crculos interesados (consumidores y competidores) en virtud del uso interno que de ella se ha hecho. Lo fundamental es que se trata de un signo no registrado, pero que es conocido por el pblico de consumidores a los que se dirige la puesta en el mercado de determinado bien o servicio que con dicho signo se identifique, por lo que se conoce con el nombre de "marca notoria", que adquiere este carcter en virtud del uso que se ha realizado de ella.
No es posible desconocer la existencia de marcas que an sin haber sido registradas gozan de un gran reconocimiento del pblico en virtud de todos los esfuerzos promocionales y del uso llevados a cabo por su titular. Estas circunstancias hacen que el titular gane una determinada posicin jurdica en el mercado que no puede ser menoscabada por un tercero que decida registrar un signo idntico o similar para diferenciar productos o servicios idnticos o similares y de ese modo aprovecharse de esa posicin ganada con esfuerzo por parte del titular. Se trata entonces del reconocimiento de derechos marcarios que surgen con el uso pero que va ms all de ello, ya que produce un determinado resultado: que la marca intensamente usada sea reconocida en el mercado como signo indicador del origen empresarial del producto o servicio . La falta de proteccin de esta situacin implicara permitir un aprovechamiento de la reiuscin del prestigio y de la clientela ajena, como tambin generar un riesgo de confusin entre los consumidores, ya que no obstante tratarse de una marca no registrada, en virtud de sus caractersticas, cumple las funciones que le son propias. Se trata de la proteccin de posiciones jurdicas ganadas con el uso aun sin haber sido registradas .
Lmites.
As como se habla de la necesidad de determinar el contenido del derecho de marcas a los fines de ejercer el derecho de oposicin a su registro o a su uso, tambin es necesario establecer el lmite o excepcin a este derecho exclusivo que se confiere al titular de la marca por este hecho. Este lmite no surge de la L.M., razn por la cual sera necesario establecerlo, porque junto con ese conjunto de facultades que se le otorgan es consustancial la existencia de lmites para no desvirtuar las funciones de la marca.
Lo cierto es que este derecho de exclusiva que posee el titular del derecho de marca no justifica que, en ciertos casos y en aras a la trasparencia del mercado y del correcto funcionamiento del sistema competitivo, un tercero pueda hacer uso de indicaciones tiles, y en algunos casos necesarias, para informar a los consumidores acerca de sus datos identificatorios o ciertas caractersticas de sus productos o servicios . Por ello los derechos que confiere al titular de la marca no pueden ser en modo alguno absolutos, sino que poseen limitaciones que se deben establecer en virtud de las caractersticas de las marcas. Se trata de una serie de supuestos excepcionales en los que el titular de la marca registrada no puede invocar el ius prohibendi.
El art. 4, L.M., hace referencia al ya tan mentado "inters legtimo", expresin cuya interpretacin nos sirve de base para fundamentar el lmite o excepcin al contenido de la proteccin jurdica de la marca, en una interpretacin sistemtica junto con las prohibiciones de registro. No obstante, existe ya una previsin expresa en el Acuerdo sobre los ADPIC respecto de estos lmites, razn por la cual no se debe tardar en su implementacin en la L.M.
El titular de la marca no puede prohibir cualquier uso que un tercero realice de su marca sin su consentimiento, ya que permitirlo indiscriminadamente implicara lesionar los intereses de los competidores y de los terceros en general. Un derecho absoluto sobre el signo, que desconociese los legtimos intereses de terceros, implicara otorgar al titular del signo un monopolio de uso de determinados signos que por sus caractersticas pertenecen al uso cotidiano o que por alguna otra razn no puede ser prohibido su uso por parte de terceros, por considerarse como contrario a la trasparencia del mercado, a una competencia leal, y a la libre circulacin de mercancas. Adems, esta prctica afectara no slo a los legtimos intereses de los terceros competidores, sino que impedira adems una correcta informacin dirigida al pblico de consumidores, generando confusin en el mercado. No se puede prohibir que terceros de buena fe utilicen algunos trminos considerados como necesarios para identificar el origen empresarial de los productos. Estos trminos son de uso generalizado, y hasta necesarios, por lo que no se puede monopolizar el uso de ellos, autorizando al titular su uso ilimitado.
Como se mencion, la L.M. no ha establecido expresamente lmites al contenido del derecho de marcas, no obstante, el inters legtimo estipulado en el art. 4 sirve como base para permitir este uso no consentido de marcas idnticas o similares, por lo que sobre este artculo se podrn determinar tambin los casos en que se limitar este derecho de exclusiva a los fines de no provocar ninguna disfuncin del contenido del derecho de marcas que a falta de una regulacin expresa, se podr adoptar el criterio establecido en otras iniciativas legislativas como un modo de orientacin en los casos que ser necesario limitar este derecho de exclusiva. ste es un uso generalizado en el derecho comparado, a saber: en Espaa, art. 33, L.M., con la condicin de que la utilizacin en el mercado sin consentimiento del titular, "se haga de buena fe y no constituya uso a ttulo de marca", es decir a los fines de distinguir bienes o servicios idnticos o similares; a nivel regional, el art. 12 del Protocolo del Mercosur, haciendo referencia a que "tal uso se haga de buena fe y no sea capaz de producir confusin sobre la procedencia empresarial de los productos o servicios", y el art. 6 de la Directiva sobre marcas "siempre que este uso se realice conforme a las prcticas leales en materia industrial o comercial". Es menester recordar que el Acuerdo internacional ms completo en materia de propiedad industrial, aprobado por la Argentina por ley 24425, en su art. 17 faculta a los miembros a establecer excepciones limitadas, con la condicin de que se tengan en cuenta los intereses legtimos del titular de la marca y de terceros, enunciando a modo de ejemplo el uso leal de trminos descriptivos.
Finalmente, tngase en cuenta que la referencia a la marca ajena debe realizarse de buena fe y de conformidad con las prcticas leales que deben regir esta materia.
Conclusin.
Se observa entonces cmo la progresiva mundializacin del mercado global ha hecho de la marca un elemento vital del comercio internacional. Frente a esta situacin el derecho nacional de marcas no puede mantenerse al margen de las distintas iniciativas internacionales para la proteccin de estos signos distintivos, por lo que el derecho argentino debe otorgar la proteccin que la marca necesita para cumplir su funcin esencial como institucin vital del derecho de propiedad industrial. La legislacin de marcas debe adaptarse a los cambios impuestos por el cambio que se est generando en todas las esferas del comercio, por lo que, para mantener la competitividad de nuestros productos en un mbito internacional y cambiante, es necesario conceder a la marca la proteccin jurdica necesaria para que cumpla su funcin esencial en un mercado competitivo.
De este modo se observa que en virtud del surgimiento de especficas situaciones jurdicas antes no previstas, como la necesidad de determinar de modo adecuado el derecho de marcas con su consiguiente limitacin, as como tambin la marca notoria y la marca renombrada, deben tener una adecuada acogida en la actual legislacin argentina de marcas. Si bien se ha encontrado solucin por medio de una interpretacin de la expresin "inters legtimo" del art. 4, L.M., lo cierto es que a los fines de dotar de seguridad jurdica al comercio interior, y en consecuencia potenciar su competitividad de bienes y servicios en el comercio mundial, es realmente de inters que se incorporen expresamente estas figuras, acorde a las distintas iniciativas existentes fuera del mbito nacional. No hay que olvidar que la Argentina, como Estado Miembro de la Organizacin Mundial del Comercio, debe adaptar su legislacin interna a los nuevos imperativos generados por el Acuerdo sobre los ADPIC (aprobado por ley 24425 ), que supone una regulacin de mnimos, por lo que estos cambios no han de hacerse esperar.
El derecho de marcas debe adaptarse y ponerse a tono con la nueva normativa internacional imperante en el tema. Se observa, no obstante, que mediante progresivas creaciones doctrinales y jurisprudenciales se intenta adaptar el derecho de marcas vigente a las nuevas tendencias generadas por las iniciativas globalizadoras. As, los nuevos aspectos del derecho de marcas van en buen camino en la bsqueda de una solucin tanto en la doctrina y jurisprudencia nacional, aunque ello no quita la necesidad de su incorporacin normativa expresa. De eso se trata: de agilizar la adaptacin a los rpidos cambios que se producen a nivel internacional, para que la Argentina no permanezca al margen de los grandes cambios globalizadores y de los nuevos retos y desafos que se plantean al derecho de marcas argentino. ....

UNC
RAB Usuario VIP Creado: 18/04/07
Tambien visita la pagina www.derecho-comercial.com que alli hay algunas cositas y reseas.

Sin Definir Universidad
kannon_gu Ingresante Creado: 19/04/07
Muchas gracias Rab... ha sido de gran uyuda tu colaboracin!!!


Derecho Apuntes de Derecho

Temas Similares a Marcas.Nombre comercial. Dibujos y dise�os industriales.